Tecnología

Tu sitio de e-commerce convertido en un castillo

Si hace unos días explicaba la importancia de estar preparados para el cambio, en esta ocasión trataremos la importancia de convertir tu sitio de e-commerce en la principal fortaleza.

Si una red social cambia, que no suponga un gran impacto

Figura 1. Página de Facebook de Coca-Cola.
Figura 1. Página de Facebook de Coca-Cola.

Como ya sabes, Facebook ha cambiado el aspecto y organización de la información de las páginas para empresas.

He de confesar que hay algunos cambios que no me gustan mucho. Por ejemplo, si accedemos a la página de Coca-Cola en Facebook, con más de 40 millones de seguidores, en una altura de más de 1.600 pixels sólo encuentro dos comentarios, uno de hace 22 horas y otro de hace varios meses (véase figura 1). Sin duda alguna, esto da muy mala impresión, produce sensación de abandono, no es  muy buena forma de organizar la información.

Mi sugerencia de mejora: columna de la izquierda con comentarios por orden cronológico de más reciente a más antiguo (como estaba antes), columna de la derecha con las publicaciones con mayor actividad (siguiendo con lo que se hace ahora). Así tendríamos una visión más clara de todo lo que ocurre en la página de Facebook de una empresa y evitamos tanto espacio vacío de información. Confío en que Facebook lleve a cabo un cambio o mejora de este tipo.

A esto hay que añadir las condiciones de las páginas en relación a las imágenes de cabecera, denominadas “portada”:

Condiciones de las páginas de Facebook

III. Funciones de las páginas

B. Portada

Todas las portadas son públicas, lo que significa que cualquiera que visite tu página podrá ver tu portada. Las portadas no pueden ser engañosas ni infringir los derechos de autor de otros. No puedes animar a los usuarios a que suban tu portada en sus biografías personales.

Las portadas no pueden incluir:

i. Información de compra o precios como, por ejemplo, “40% de descuento” o “Descárgatelo en músicasocial.com”.

ii. Información de contacto, como la dirección de un sitio web, una dirección postal o de correo electrónico, o información que debería incluirse en la sección de información·de la página.

iii. Referencias a funciones o acciones de Facebook, como “Me gusta” o “Compartir”, o una flecha desde la foto de portada que apunte a cualquiera de estas funciones.

iv. Llamadas a la acción, como “Consíguelo ahora” o “Cuéntaselo a tus amigos”.

 

Estas condiciones no suponen ningún problema, sin embargo, pueden ser una limitación para algunas empresas, aunque en realidad no es una limitación, nadie dijo que Facebook sirviese para crear sitios web de empresas, sólo permite tener presencia allí y poco más.

Convierte tu sitio web en tu castillo, tu fortaleza

Esto vuelve a poner de relieve algo que todos ya sabemos, tu sitio web debe ser como un castillo, tu principal fortaleza. En él debes centrarte a la hora de construir tu e-commerce, tu blog, otros contenidos, la estrategia.

Trabaja para almacenar en él la base de datos de contactos importantes porque si por algún motivo pierdes la página o perfil en una red social y con ellos esos contactos, tendrás un problema.

Lo mismo ocurre con otros contenidos, como fotografías, asegúrate de que siempre están en tu sitio web ante todo y, posteriormente y si lo deseas, trasládalos a una red social.

La idea es reducir el riesgo de pérdida de información y reducir la dependencia de sitios que no controlamos. Hay que trabajar para dirigir el tráfico al sitio web (dentro), que no se quede en las redes sociales (fuera).

Como se representa en la figura 2, debes tener el control sobre todos los elementos importantes de tu empresa en Internet, deben estar dentro de tu sitio web, el resto de sitios, como son las redes sociales, sobre las que no tenemos control, deben actuar como satélites, a modo de ayuda en nuestras estrategias, pero no deben ser parte vital por lo que ya hemos explicado: si hay algún problema con ellas no deben afectarnos de forma relevante.

Figura 2. Tu sitio web debe ser tu principal fortaleza.
Figura 2. Tu sitio web debe ser tu principal fortaleza.
Valora el artículo:
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Vota ahora)
Loading...
  • Julián Gómez Fernández

    Gracias por el aporte Miguel.

    ¿Hasta que punto crees conveniente situar el Blog dentro del propio portal de eCommerce? En un principio había pensado separarlos, alojando el blog en wordpress.com. ¿Debería replanteármelo?

    Un saludo

  • Julián, el blog siempre debe estar en un sitio web propio para poder tener un control total sobre él. En ese sitio instalaremos WordPress. Esto nos permitirá, por ejemplo, personalizar el diseño completamente o modificar su código para ciertas finalidades.

    Así, podemos tener el blog en el mismo sitio que el del ecommerce (ej: http://miecommerce.com/blog), o en otro sitio propio a parte, a modo de satélite (ej: http://miblog.com).

    Para empezar, recomendaría incluir el blog en el sitio de ecommerce. Tengamos en cuenta que el blog atraerá visitas y ayudará en el posicionamiento.

    Usar un blog en un sitio no propio nos limitará bastante, aunque sí es cierto que podemos tenerlo con nuestro propio dominio. Si no ha cambiado nada, por ejemplo, en wordpress.com no se pueden instalar plugins, sí se pueden instalar si tienes WordPress en tu propio servidor.