Para Niños

Analítica para niños: analizar para mejorar

En el ámbito de Internet, la Analítica Web consiste en registrar la actividad de un sitio web, estudiar los datos y sacar conclusiones que nos permitan decidir qué hacer para lograr los objetivos. Estamos ante una tarea y ante una actitud de analizar para mejorar, una actitud muy deseable de inculcar desde niños, pues es aplicable a todos los ámbitos, no sólo a Internet.

¿Cómo podemos introducir a los niños en esa actitud de analizar para mejorar?

En primer lugar, debemos explicarles que son necesarias una herramientas y una metodología (podemos usar otros términos si lo consideramos adecuado). Partiremos de algo simple: la observación directa, un cronómetro o reloj, y un lápiz y un papel donde tomar nota. Si alguno se atreve con Excel, pues adelante.

Ejercicio 1: La cocina

La cocina es un lugar perfecto para hacer un ejercicio de analizar para mejorar. De hecho, es un ejercicio de adultos. En un McDonald’s, observaron cómo trabajaba una dependienta y descubrieron que cambiando de lugar la caja con las servilletas conseguía servir más pedidos, pues ahorraba tiempo en prepararlos.

¿Cuál es el lugar más adecuado para ciertos alimentos y utensilios de su uso con el fin de que el niño goce de cierta autonomía en la cocina (con seguridad)? Deja que el niño pruebe, obviamente ayudándole y controlándole. Quizás prefiera que las galletas estén en otro lugar o que las servilletas estén más accesibles.

La idea es razonar con él cuál es la mejor solución y por qué: quizás consiga ganar tiempo para jugar más, quizás sentirse más cómodo o independiente, quizás contribuir a tener una cocina más limpia si él mismo tira la servilleta a la basura.

Además, tendrá como limitaciones las normas de seguridad y tus preferencias.

Si el niño es mayor, puede observar cómo se trabaja en la cocina y pensar en formas de hacer lo mismo con menos movimientos. ¿Seguro/a que los cereales no estarían mejor más cerca de los vasos y del cacao en polvo? ¿Si lo cambiamos de lugar tardará menos en prepararse el desayuno? ¿Cómo podemos reducir el número de casos en los que se abre la nevera y no se saca nada? ¡Vamos observar, a tomar nota, a pensar, a probar y a encontrar la mejor solución!

Ejercicio 2: Nos vamos de compra

El objetivo puede ser, por ejemplo, comprar unos zapatos. En esta tarea, se visitará una o más tiendas. Deja que el niño visite varias tiendas, no vayas sólo a la de siempre, y deja que el niño tome parte en la elección del calzado. La idea es anotar cuáles hemos visitado, cuánto tiempo hemos estado en cada tienda y en cuál hemos comprado finalmente.

Si este ejercicio lo lleva a cabo con varias tiendas y productos, como si de un juego se tratase, terminará descubriendo cuáles son las tiendas más adecuadas. ¡Por supuesto que él lo sabe sin tener que anotar esto! Pero la idea es que lo defienda o lo explique con los datos en el papel.

Puedes introducir más variables, como el precio del producto, o el tiempo necesario para llegar a la tienda, o si le gustó la tienda.

¿Más?

Échale imaginación para hacer más ejercicios y ayúdale a analizar y encontrar la mejor solución. Y, obviamente, no se lo des todo hecho porque entonces no habrá nada que mejorar. Despierta su espíritu analítico para mejorar.

Valora el artículo:
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Vota ahora)
Loading...