Tecnología

Wireless smart buttons vs asistentes de voz

Wireless smart buttons frente a asistentes de voz.
Wireless smart buttons frente a asistentes de voz.

Los wireless smart buttons, como Amazon Dash, Flic o Bt.tn, no tienen futuro frente a los dispositivos con asistentes basados en reconocimiento de voz, como Amazon Echo o Google Home.

El motivo se basa en cuatro problemas que presentan los wireless smart buttons: complejidad, coste económico, espacio y coste de acción.

La complejidad que supone la configuración de una gran cantidad de botones que necesitaríamos, uno por acción y producto, es una gran barrera: un botón para pedir un taxi, un botón para pedir pizza, un botón para comprar leche, un botón para comprar pasta, un botón para comprar queso de untar tipo A, un botón para comprar queso de untar tipo B, etc. ¿De cuántos botones estamos hablando? ¿De cuánto tiempo total de configuración estamos hablando?

Actualmente, Amazon dispone de 109 marcas asociadas a Amazon Dash.
Actualmente, Amazon dispone de 109 marcas asociadas a Amazon Dash.

El coste es otro problema. Hoy en día, estos botones tienen un coste muy elevado si pensamos en implantarlos de manera masiva para todas las necesidades. Su precio está entre los 4,99 dólares de un Amazon Dash hasta los 79 dólares (el más barato) de Bt.tn. Una o pocas unidades de Amazon Dash u otro son asumibles, pero ahora pensemos en cuántos necesitaríamos en un hogar. Decenas y decenas, tal vez lleguemos a cien. El presupuesto en botones podría llegar a cerca de 500 dólares. Mirando al dispositivo Amazon Echo Dot, éste tiene un precio de 89,99 dólares.

El espacio es un problema obvio. ¿Dónde ponemos tantos botones? Por no hablar del impacto estético y del especial orden necesario para mantener producto y botón juntos fácilmente visibles y accesibles, como si de un almacén se tratase para hacer picking.

No habría mucha diferencia entre una casa llena de wireless smart buttons y un almacén.
No habría mucha diferencia entre una casa llena de wireless smart buttons y un almacén.

El cuarto problema es el coste de acción, es decir, cuánto tardamos en pulsar el botón. Habitualmente, los vídeos con demostraciones de estos botones muestran un botón en toda una estantería de la cocina, por ejemplo, pero en un escenario real se necesitarían más y esto supone buscar con la vista el botón y pulsarlo. Una estantería con un botón es fácil. Ahora piensa en esa misma estantería con 20 botones.

En la página de inicio de Bt.tn encontramos una frase destacada: “La interfaz de usuario más simple del mundo”. No es cierto, la interfaz más simple del mundo no es pulsar un botón, es hablar. Y dado que un botón es una interfaz de usuario sin pantalla, esto nos lleva de nuevo a replantear las interfaces de usuario sin pantalla basándonos en los asistentes con reconocimiento de voz.

Amazon Echo Dot podrá ser colocado en cualquier espacio de la casa. Imagina que estás preparando una rica pizza y mientras tanto te das cuenta de que no tendrás suficiente harina para otra vez. Sin dejar de cocinar, con sólo decir “Alexa, compra más harina”, podrás pedir más harina a Amazon.

Esto no significa que los wireless smart buttons no sean útiles, pueden serlo en muchos casos, pero están lejos de ser la gran solución que se esperaba, lo que sí serán los asistentes de voz.

Valora el artículo:
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5,00 de 5)
Loading...