Almacena tus claves en una sopa de letras

09/01/2013  |  Por: Miguel Angel Acera  |  Puedes leerlo en 2 minutos.

Hace unos días mantuve una conversación sobre el nivel de complejidad de las contraseñas y sobre cómo guardarlas todas en un lugar seguro y de fácil acceso. Sobre la complejidad había de todo, desde lo que nunca hay que hacer (contraseñas con fechas de nacimiento), hasta otras de alta complejidad (números y letras mayúsculas y minúsculas en un sin sentido). ¿Dónde guardarlas?

Tenerlas todas almacenadas únicamente en nuestro cerebro es un riesgo, imagina que se te olvidan, por no ponernos en el caso más dramático.

He visto en pequeñas empresas donde todas las contraseñas las escriben en un libro accesible y con una perfecta relación aplicación-contraseña. El problema es que alguien robe o fotografíe o fotocopie el contenido de ese libro, entonces tendrá acceso a todo.

También tenemos herramientas para guardar de forma segura las contraseñas, pero si para acceder a estas herramientas ya hace falta otra contraseña estamos ante la pescadilla que se muerde la cola.

Puede que eches en falta algo de fácil acceso y que tenga algo de complicación a la vez, te voy a dar un truco que yo no uso, pero quizás te interese:

  1. Crea una gran sopa de letras usando números, símbolos, letras mayúsculas y minúsculas. Enumera las filas y las columnas.Puedes crear la sopa de letras usando una simple tabla en tu procesador de textos. Hazla bonita.
  2. Escribe las contraseñas en la sopa de letras de forma que sea imposible distinguirlas. Si es necesario, modifica los caracteres que hay alrededor. Recuerda, no uses contraseñas fáciles, si no, la contraseña se distinguirá a kilómetros.
  3. Guarda en el lugar que quieras, por ejemplo el móvil, una relación de teléfonos con el nombre de la aplicación (añade algo como “Soporte” o “Servicio técnico” para despistar) y un teléfono especial tipo 9117021710. El teléfono está formado por un prefijo real para despistar y luego cuatro números de dos dígitos, el primero (17) es la casilla vertical donde empieza la contraseña de la aplicación, el segundo (02) es la casilla horizontal donde empieza la contraseña, el tercero (17) es la casilla vertical donde termina la contraseña, el cuarto (10) es la casilla horizontal donde termina la contraseña.

En la figura 1 muestro una sopa de letras como ejemplo. Si tuviésemos en nuestro listado de contactos a “Diseñador WordPress” con el teléfono 9117021710, la contraseña del blog sería “A7+yW65rq”. Si tuviésemos un contacto con nombre “Técnico 1 DELL” y teléfono 9103061006, la contraseña del ordenador DELL del puesto 1 sería “uiQ90t1q”.

Este no es el mejor sistema para almacenar contraseñas, pero si es mejor que guardarlas únicamente en nuestra cabeza o, peor aún, todas juntas en un libro de fácil acceso. Modifica el sistema a tu gusto, puedes cambiar la numeración de las columnas y filas, por ejemplo. Y cuidado con perder la sopa de letras.

Figura 1. Sopa de letras con contraseñas.

Figura 1. Sopa de letras con contraseñas.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Errores & Soluciones: Roban el portátil de un ingeniero de TweetReach

Cómo atacar la web de la competencia

Analítica Web, emails y eventos (Parte IV: Seguridad)

Las cámaras en los coches de Rusia

El riesgo de los códigos QR y cómo prevenirlo

COMENTAR
Los comentarios enviados serán publicados después de ser aprobados, por lo que no aparecerán inmediatamente.

 

Etiquetas: ···

emprendedores

09/01/2013 - Miguel Angel Acera en Google+